ABDON CALDERON Y EL NEOLIBERALISMO


  “Neoliberalismo es una corriente de pensamiento representada por Friedrich Hayek (1899-1992) desarrollada a partir de 1940, que propugna el renacer del liberalismo clásico, pero llevado a una posición aún más extrema, propugnando la abstención total del estado sobre todo en la economía de mercado, dejándola actuar en el libre juego de la oferta y la demanda, pues es el mercado el motor del progreso de la humanidad, y la economía debe ser lo primordial, y a ella debe subordinarse todos los demás aspectos de la vida, incluso el político. El estado no debe poseer empresas, y si las tiene, deben ser privatizadas”. (www.deconceptos.com)


“Calderón va a la cabeza de sus compañeros, recibe una herida en el brazo derecho. Vuelve a la carga, otra bala le hiere el brazo izquierdo y lo destroza. Dice para vencer al enemigo no se necesitan brazos. Pero una bala atraviesa el muslo y cae de rodillas en el suelo. Sin embargo no se desmaya el héroe niño, por fin las tropas españolas huyen montaña abajo, lleno de alegría expresa hemos vencido ahora ya puedo morir en paz, en ese momento otra bala le rompe la pierna, y rueda por tierra, todavía con vida pero abrazado a la bandera”. (Terruño, Tercer Grado)

“El Neoliberalismo mató al país que pereció  abrazado a la bandera tricolor con ciento catorce balazos, una estaca en el corazón, una deuda impagable,  una trampa de osos en el escroto, con inversión social mínima, con  un machetazo en el cráneo, y un nudo en la garganta. Pereció  susurrando a gritos  “patria tierra sagrada”,  y besando su camiseta del Ché como goleador del Aucas. Aucas Marañón o Muerte. Muerte a la Oligarquía. Quía de hacer BID, preste plata”. (Tierruño Tercera Categoría)


El cuento sobre Calderón fue escrito por el periodista Manuel J. Calle en su  libro  “Leyendas del Tiempo Heroico” en 1905. Desde es fecha la idea del “héroe niño” cruza la mente de millones de ecuatorianos, mientras otros millones se cabrean y desprecia la historia de este joven militar porque su muerte fue convertida en una cursi leyenda apta para radionovela. Porque es verdad que luchó en Pichincha y que fue herido y que Sucre le dijo a Bolívar era un tipazo y que Bolívar ordenó que se le siga tomando lista en el Batallón Yaguachi hasta a la presente fecha. La plena es que Abdón Calderón murió en el Hospital San Juan de Dios,  más por la diarrea que le produjo la comida en mal estado, que por las heridas de la batalla. Es un héroe cuya leyenda le ha perjudicado.

 A algún laborioso creador de fábulas al estilo de Manuel J. Calle  se le ocurrió el cuentito de que en el Ecuador hemos sufrido como perros por culpa del neoliberalismo. Si nos apegamos a la redundante definición de neoliberalismo que consta en el primer párrafo de esta olvidable pieza de la opinión ciudadense,  nos daremos cuenta que neoliberalismo no hubo ni en el baño social del sector empresarial, ni peor en la salón amarillo del palacio de Carondelet. 

 El estado ha metido cuchara sopera SIEMPRE. Hurtado sucretizó la deuda de algunos privados, León ablandó las condiciones y continuó con la ayuda. A los militares solo les falta tener una fábrica de condones. Telecomunicaciones, electricidad, agua potable y de riego, petróleos. En todo se ha metido el peor administrador posible, que es el estado. El Jamilito salvó a los bancos chimbos e inventó el bono solidario (el muy sensible lo llamó “Bono de la Pobreza”).  Cada vez que los grandes sectores productivos se van al carajo por administrar sus platas como graduados en Illinois, corrieron a pedir (u ordenar) ayudita al Estado. Si hubiéramos sido neoliberales (como algunos acusan y otros  quisieran) algunos peluconsotototes tuvieran los wawas en la Maternidad Isidro Ayora y luego en  el Mejía y las mujeres les hubieran puesto los cachos mucho antes.

   Nuestro pasado no ha sido neoliberal, ni nuestro presente es de justicia social. Siempre hemos vivido de lo mismo. De cuentos.

ABDON CALDERON Y EL NEOLIBERALISMO ABDON CALDERON Y EL NEOLIBERALISMO Reviewed by S O S on 7:39 Rating: 5

4 comentarios:

  1. Más del 60% de ecuatorianos le decimos al presidente Rafael Correa “Me gustas cuando callas porque estás como ausente”.

    ResponderEliminar
  2. Es la verdad, nunca hemos tenido la famosa noche neoliberal, ni verdadera democracia ni revolución. Todo ha funcionado siempre en base a quién es tu amigo, y cuanto le sirves a los "amigos".

    ResponderEliminar
  3. me parece un articulo interesante pero con mucha falta de conceptos... ya quisieramos q fuera tan simple como cuentos...
    Saludos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Popular Posts

Con la tecnología de Blogger.