EL CHIVO JUDAS


Las cabras fueron introducidas en las Islas Galápagos por los balleneros en el siglo IXX y luego durante la colonización del siglo XX fueron repartidas en las islas para proveer carne fresca y leche. Varias de éstas se escaparon fundando sus propias y libre manadas que con el paso de los años se convirtieron en salvajes y casi inalcanzables para los desesperados guarda parques que tomaron conciencia de la destrucción irremediable que estaban causando.
El resultado de tal bárbara introducción de bestias con barba y cuernos fue que las tortugas, iguanas y otras especies nativas tuvieron que competir con evidente desventaja por la comida con tales animales, que de paso con sus malditas pezuñas destruían también miles de nidos y guaridas naturales. De las 14 especies de tortugas gigantes que viven en las Islas Galápagos se han extinguido 3 en las últimas décadas. Mucha de la responsabilidad la cargan en sus lomos estos bichos que cuando son salvajes y están donde no tienen que estar se vuelven dignos hijos de Belcebú. Si en algún momento la imagen de una cabra representa al Diablo es en las Islas Galápagos.
Los guarda parques de las Islas han hecho todo por erradicar a los chivos, quienes se reprodujeron como fundamentalistas cristianos hasta alcanzar cantidades superiores a los cien mil ejemplares. Los sistemas usados fueron varios, pero el que más me ha llamado la atención y creo que el que mejores resultados dio fue el llamado “Chivo Judas” o “Chivo Delator”. Este programa empezó en los noventas y arrojó resultados realmente efectivos.
Alguna feminista debió haber bautizado el sistema como Chivo Judas, porque la verdad es que es una chiva la encargada de entregar a sus congéneres a una muerte segura. El sistema consiste en pintarle los cuernos de rojo (bolchevique si se quiere), inyectarle hormonas para que se mantenga en celo y atraiga a los machos, esterilizarla porque no se vale que en casa de herrero cuchillo de palo, y colocarle un collar con un radio transmisor. Luego de toda esta preparación la chiva era liberada en las montañas de las Islas. “Chiva Salomé” debió llamarse le programa, pero “Judas” era más comercial.
Además de las hormonas, los chivos son gregarios, es decir buscan estar en manada como los diputados y las barras bravas de los estadios, entonces al poco tiempo, la chiva estaba rodeada de varios individuos. El grupo era encontrado mediante el uso de la radiotelemetría y desde helicópteros los cazadores eliminaban con rifles de precisión a todos los animales que acompañaban a la Chiva Judas, a quien se cuidaban de disparar y que podían distinguir por sus cuernos rojos. Tiempo después la misma chiva se encargaba de traicionar a otro grupo de familiares. Este sistema fue tan bueno que aparentemente se erradicó a esta plaga de todas las Islas Galápagos luego de matar a más de cien mil animales que murieron por apegarse a una misteriosa hembra de cuernos rojos y collar elegante.
Dicen que los gringos, fascinados con el sistema, le han puesto el mismo collar a la mujer del Osama Bin Laden, pero que no ha funcionado porque se olvidaron de inyectarle hormonas. Y porque ha tenido docenas de esposas y ya ni saben a la mujer de quién mismo fue que le pusieron el collar. Lo averiguarán cuando lo maten.
EL CHIVO JUDAS EL CHIVO JUDAS Reviewed by S O S on 10:51 Rating: 5

No hay comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Popular Posts

Con la tecnología de Blogger.