lunes, 19 de octubre de 2009

MUJERES UROLOGAS


Cuando me refiero al ejercicio de la urología de una mujer quiero hablar solo de aquellas doctas damas que tratan enfermedades exclusivamente masculinas, pues la urología trata asuntos de ambos sexos y si una mujer es uróloga experta en  incontinencia femenina, pues no tiene chiste.
Lo chistoso (o al menos infrecuente) es que te pique el pájaro y visites una doctora. O que tengas impotencia y seas tan descarado (o práctico) que quieras que una mujer profesional -de la medicina-  te la cure.  



No podría jamás llevarle mis problemas urológicos a una dama. No soporto imaginar la escena en la cual yo entre al consultorio y ella me diga, desnúdese y súbase a la camilla y me explore el trapito acongojado y retraído con guantes de látex, cotonetes, una lupa y empiece a explicarme cosas que ni yo sé de mis cuerpos cavernosos, ni de mis problemas del prepucio, glande y tronco, o de la piel, bultos, abolladuras, manchas, sarpullidos, verrugas y pelo, etc.

¿Y si entre manipulación y manipulación se me para?

La única salida sería decirle que fui por problemas de erección y que ella es una doctora magnífica. Y que gracias y cuánto es.

Me pego un tiro si la doctora  agarra una tablita con rayas curvadas y me dice, su pene está entre el promedio medio y pequeño de la curva de tamaños;  a su pene le faltan vitaminas, o cosas así.

Imbuido en la investigación, agarré las páginas amarillas y no di con ninguna doctora uróloga especialista en  hombres. Esto dice algo muy serio:

A las mujeres no les gusta el papel que un urólogo cumple en el ejercicio de sus funciones; o,

Las mujeres urólogas no tienen plata para pagar un anuncio en las páginas amarillas.

Las dos opciones me dan la razón. No es buen negocio, ni resulta atractivo, como les resulta atractivo a los ginecólogos hacerse ginecólogos. Y a lo vagos hacerse políticos.

Según un estudio publicado en España, la presencia de mujeres urólogas es tan baja como en la neurocirugía. Y esto debe ser porque a la larga, a las chicas no les importa un carajo lo que tengas en la cabeza. Cualquiera de ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.