Los abuelos ricos y el petróleo

Los chinos tienen un refrán perfecto que dice mucho (como todo buen refrán): “abuelos trabajadores, padres ricos, hijos pobres”.  La humanidad está repleta de las historias de aquellos señores que trabajaron (o robaron) mucho, hicieron una enorme fortuna que heredaron a sus hijos para que ellos las malgasten al puro estilo hijito de papi. Pese a los esfuerzos no logran acabar con la riqueza, dejando un enorme saldo en las cuentas para que los nietos se fundan el coco con drogas, vagancia y una terrible ignorancia de no saber qué mismo es que vinieron a hacer en el mundo.  Eso si, lo siento por aquellos descendientes de gente trabajadora, y me alegra que se pudran en vicios y mueran son sobredosis los descencientes de los pillos. 
Hay, por supuesto, casos en que las fortunas  de los abuelos, no jodieron el coco ni el alma de sus hijos, ni de sus nietos. A estas generaciones yo las voy a llamar “generaciones noruegas”.
Noruega es muy posiblemente, el único país petrolero que no está en la mierda.  Arabia Saudí, Irak, Irán, Kuwait, Venezuela, Argelia, Angola,  Ecuador, Nigeria,  Emiratos Árabes Unidos,  Libia,  Qatar,  Gabón, Sudán, México, Rusia, Kazajistán, Omán y Egipto,  son los principales productores de petróleo del mundo. Creo que no hace falta hacer la lista de tragedias, desgracias, pobrezas, corrupciones, desigualdades, explotaciones, estupideces, y violencia que sazonan el día a día de estos pobres países que tuvieron la mala suerte de tener una fácil fortuna bajo tierra.  Al contrario de los países inteligentes, o de los hijos y nietos inteligentes, para esta lista de países fracasados y la más larga lista de gente tostada, la suerte de vivir sobre la riqueza resultó una maldición.  
Los Suizos o los Japoneses (así con mayúsculas) no tienen petróleo, y la naturaleza les ha enseñado a trabajar cada espacio, cada pequeña posibilidad de éxito y desarrollo. Son como aquellas personas que solitos salen adelante, aprenden a trabajar en serio, que saben que no tienen un abuelito recontra millonario que les cubrirá de oro, o un padre forrado sin saber cómo se forró, pero que igual le cubrirá las cuentas de la tarjeta de crédito o las incontables quiebras de sus geniales iniciativas.  Y bueno, perderse es lo más fácil, si yo no tuviera que preocuparme por trabajar y pagar las cuentas de fin de mes, reconozco que estaría soplado el cabezote en serio e irremediablemente. Muchas veces he soñado despierto en ser como la Paris Hilton, pero con pipí. Y en esos sueños paso del putas, para qué también.
Además, los políticos de los fracasados países petroleros solo esperan que marchen los que están en el poder, reemplazarlos y llegar al gobierno para heredar la plata fácil. Así como, hay demasiados hijos y nietos esperando heredar también. Si el petróleo contamina el agua, mucho más empuerca la política, y el billete exagerado hace lo mismo con la sinceridad y el afecto.
Ojalá algún científico –de esos que cambian el mundo y que asoman cada siglo- descubra un combustible gratuito. Cuando el petróleo deje de tener valor, aprenderemos o desapareceremos. Y para las generaciones que no saben administrar la suerte de contar con una fortuna, pues mi más sentido pésame.
                                                                                                               
Los abuelos ricos y el petróleo Los abuelos ricos y el petróleo Reviewed by S O S on 5:13 Rating: 5

No hay comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Popular Posts

Con la tecnología de Blogger.