LAS MAYORÍAS Y DIOS


Especialmente en la Edad Media, los reyes se las arreglaron para presentarse ante sus pueblos como “enviados de Dios”, con la purísima complicidad del papa de turno y así sus actos, buenos, malos o repugnantes no podían ser discutidos por longo alguno, porque su “origen” se ubicaba en ese éter misterioso, poderoso, temible y, además, invisible que es Dios Padre (léalo con voz profunda y ojos en blanco). Si para alguien resulta difícil tasar la importancia de esta “presencia divina”, observen la experiencia de Juan Carlos I de España. Éste, que ya  no tiene la etiqueta de ser semi divino, la está pasando mal.  Pobrecito él, ya no puede cometer atrocidades en santa paz y con plata ajena, como asesinar un elefante. 
Teocracia se llama este sistema de gobierno donde Dios es el soberano que gobierna mediante el concurso de un tercero que funge como su representante, su dichoso enviado, su perfecto embajador. Hasta la Revolución francesa este criterio fue el principal sostén de los reyes europeos. En los días presentes, Arabia Saudí tiene una la monarquía que se declara como defensora del Islam con el Corán como constitución y la Sharia (ley islámica) como ley. En gobiernos como el de Arabia Saudí tampoco hay longo que pueda decir que en su gobierno hay algún error o alguna mala fe, porque se jode. De hijo de sharmuta para arriba le tratan.
El uso de las mayorías es algo muy parecido al uso de cualquier dios. En vista de que, en la pinche democracia que tenemos, el sistema electoral de “mayoría gana” es lo que hay, entonces quien más votos tiene, o más apoyo dice tener, es quien posee la verdad en sus labios y la justicia en sus actos, porque es un “enviado” de esa brumosa sopa de mujeres y hombres que componen “La Mayoría” (también puede usar voz de megáfono y temblor en el lacrimal). A veces la mayoría es inédita. También puede ser nunca vista, histórica y todopoderosa. Divina, también podría ser, aunque sea irónico darse cuenta que Jesús (con todo lo que significa), en la única elección a la que se presentó, perdió de largo contra un prontuariado.  
Muchos se valen de la mayoría para convencerse de lo que sea. Demasiados suspiran con alivio cuando notan que otros apoyan sus ideas, creencias o eructos.  La mayoría, como forma de estar en lo cierto, es la más vil de las mierdas. Son individuos, usualmente solitarios y proscritos, quienes han cambiado el mundo para mejorarlo un poco, jamás una turba, jamás una asamblea. A cuántos barcelonistas he leído y escuchado decir que Barcelona es el mejor equipo del Ecuador “porque tiene más hinchada que el resto y llena todos los estadios del país”. Y esto, pese a ser cierto, digámoslo con mucho cariño, el rato de hacer goles no sirve para un carajo. Como no le sirve al país o a una ciudad que su gobernante sea “popular” como única forma de avalar su desempeño.
Pero así como diosito que a veces hace que gane un equipo y otras veces hace que gane otro equipo, aunque toditos los jugadores se santigüen por igual dieciocho veces cada uno y, por cada tiempo, las mayorías también suelen dar sus sorpresas. Claro que es más fácil controlar el ánimo de las mayorías que controlar el ánimo del viejito barbudo de la estratósfera, porque si de algo le sirve a diosito ser Dios Padre, es que no ve propagandas.
Ahora bien, ambas entelequias son útiles cuando el gobernante de carne y hueso precisa de un tercero para legitimarse cuando sus actos por sí solos no le son suficientes para sentirse seguro. Y así, cuando no eres tan bueno como crees, necesitarás apelar a un tercero aunque sea difuso, tal vez enorme, tal vez poderoso, tal vez invencible, tal vez perfecto. Tal vez imaginario. 
LAS MAYORÍAS Y DIOS LAS MAYORÍAS Y DIOS Reviewed by S O S on 15:21 Rating: 5

No hay comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Popular Posts

Con la tecnología de Blogger.