PACIENCIA




A casi todos quienes buscan –con buena fe– cambios en el país les vence la impaciencia.  A mí me pasaba lo mismo, hasta que finalmente he llegado a comprender que el ciclo vital del Ecuador no es el mío. 

Lo dicho es obvio, un país o una nación pueden existir cientos y cientos de años, mientras que un humano con 90 debe ya darse por satisfecho. En esos 90 años todo lo que queremos que ocurra debe ocurrir: todos los cambios, los giros, las tragedias y alegrías, todos los triunfos y las caídas. En la vida humana individual se necesitan pocas décadas para alcanzar el ideal buscado o para buscar excusas cuando nos ha ido mal. En la vida de un país no pueden resolverse las cosas en décadas (aunque en un minuto se pueden destrozar los años futuros), peor en un país que empezó con desventajas y en desorden.

A propósito del tiempo que se necesita para que un país funcione como queremos,  me referiré a una idea que me surgió después de escuchar una reflexión de Marcelo Dotti en su programa de radio, con el  que suelo disfrutar y aprender. Marcelo mencionaba el caso de los Vikingos que eran unos brutales saqueadores hace cientos de años, y que en la actualidad son un trío de países casi perfectos: Noruega, Finlandia y Suecia.  Se trata de estados con los más altos niveles de respeto a la ley, ya quisiéramos nosotros  ser como ellos.

Tomar conciencia sobre esta circunstancia me hizo recuperar mucha confianza en la humanidad ecuatoriana, pues por qué no –dentro de algunos siglos o tal vez menos– alcancemos a ser ese país perfecto en el que todos soñamos, mientras se nos revira el hígado en el tráfico idiota, frente al noticiero irrigado de nuestras alcantarillas, sangrando luego de algún asalto y mil otras circunstancias.

Nosotros –Ecuador somos país desde 1830 y nos merecemos algunas consideraciones por nuestra evidente inmadurez. En 183  años ningún país se volvió perfecto y reto a cualquier persona a que encuentre alguno si es que nos ponemos de acuerdo en lo que significa esa “perfección”.

La impaciencia arrecia porque los chismes hoy vuelan a la velocidad del Internet y, claro, todos acá sabemos que hay sitios donde se respeta el paso cebra, donde los políticos no roban tanto, donde se rinden cuentas, donde se pagan impuestos sin mucha trampa, donde las mujeres no son reducidas al estado de su himen, y donde, en resumen, se respeta el jardín de los vecinos, los bolsillos del prójimo y la zona genital de los unos y los otros.

Pero, vamos, la cosa no es para nada mala. Gracias a entender que moriré tres veces antes de que el Ecuador sea el país que aspiro, estoy particularmente contento con la época que me ha tocado vivir en este territorio.

Quiero contagiarles con mi sensación de alegría. Es que ahora hay mucho espacio para la duda, es época de irreverencia fundamentada, son pésimos tiempos para el silencio (aunque se lo busque), la palabra del cura en el púlpito ya no es la última verdad para todos. Tampoco es sagrado lo que dicen los periódicos, ni otros medios de comunicación. Incluso las palabras de los políticos ya penden de un hilo, pues que solo uno de ellos -a nivel nacional- y tal vez 3 políticos cantonales por ahí gocen de credibilidad de grandes números de personas es una derrota humillante para el gremio.

Además, nos han tocado los días en que se discuten cosas que hasta hace pocas décadas eran tabúes acorazados bajo castigos y reproches enormes y vergüenzas impuestas.

Matrimonio de parejas del mismo sexo, adopción de parejas del mismo sexo, legalización de las drogas, eutanasia, aborto, educación, universidades, libertad de expresión, derechos de la naturaleza, derechos de los animales, medio ambiente, consumismo desbocado,  etc., son temas que están en la mente de la mayoría. Yo prefiero vivir ahora cuando al explotar petróleo –al menos hay un enorme pudor (e incluso la necesidad de mentir), que en los mil novecientos setentas cuando nadie dio un céntimo por la naturaleza cuando hubo la sagrada procesión del barril de crudo que armó el Bombita Rodríguez.

Estos temas van siendo discutidos hasta el cansancio en todos los espacios posibles pese a los silencios forzados que pretenden los conservadores miedosos cuyas réplicas en el pasado defendían la esclavitud, ignoraban la pobreza, celebraban la desigualdad social, quemaban científicos, y se masturbaban con la idea de una verdad única o incluso una sola causa. El nivel del debate no es para un premio, pero a veces se cruzan ideas y estilos resaltables.

He visto en carne propia este tipo de personajes alimentando el silencio. Mi hermosa mujer, Gabriela, lucha en contra del maltrato animal por donde puede y como puede. Sufre sinceramente por cada animal asesinado, maltratado o torturado del que tiene noticia y cuando hace activismo público nunca falta el sublime tarado que le sugiere que se dedique a cuidar niños pobres en lugar de defender animales. Como si tuviéramos que primero ponernos de acuerdo en qué causas van primero, cosa imposible y nunca vista. Por eso ya se resolvió el tema de la energía eléctrica para encender focos PESE a que no se ha resuelto el mal del cáncer. Como si alguien pudiera decir que es más importante prohibir la ablación de clítoris en África que el hambre en la India.  Como si ese sublime tarado cuidara niños pobres en lugar de joder en Facebook. A ella le limpio las lágrimas de frustración y para devolverle la paciencia le repito que en Estados Unidos hubo una guerra civil para prohibir la esclavitud y que les tomó cien años más una ley de derechos civiles porque la segregación no había terminado, y si a ellos que son tan eficientes les ha tomado tanto tiempo y sangre conseguir algo TAN GIGANTESCAMENTE OBVIO, que tenga paciencia con lo que tiene que seguir peleando.

En fin, lamento este lapsus doméstico pero que se repite en miles de casas de gente que piensa hacia delante y no se aferra al pasado aún cuando éste le resulte cómodo.

Estoy contento de esta época y en este país. Creo que hace dos siglos me hubiera tocado fingir que creía en el dios de la mayoría; asumo que en Argentina hubiera tenido que amagar que me gustaba la dictadura; supongo que en EEUU hubiera tenido que ir a asesinar gente en alguna guerra “por la democracia”; y a veces me pregunto si hubiese tenido los cojones para largarme de Cuba como tantos miles de balseros escapando del "paraíso".

Prefiero este bonito país que ha tenido siempre el buen gusto de solo joderse a sí mismo, nunca le robó nada a ningún vecino, ni armó al fío portaaviones para cruzarse el mundo a emborracharse de petróleo. Y bueno,  como no ha producido ninguna idea propia, tampoco se le ha ocurrido ir a imponerla en ningún lado. 

Quiero empezar a disfrutar de este volátil presente y vuelvo a la utilidad de tener paciencia. No la sugiero como forma de parálisis sino de comprensión de las dinámicas que nos rozan la vida. No viviré para ver muchas cosas y este entendimiento me serena. Solo aspiro a morirme antes de que el paso del tiempo me convierta en un conservador anquilosado y ridículo defendiendo las ideas que alguna vez fueron de vanguardia. El pensamiento es un río al que hay que navegarlo, nunca quedarse en la orilla, ni peor represarlo. Aferrarse a ultranza a los cambios conseguidos es como pretender no digerir un manjar que nos ha encantado.

A cualquiera de nosotros nos parece completamente natural que las mujeres tengan el derecho al voto y a la administración libre de su patrimonio, que no sea necesario tener fortuna para ser ciudadanos, que la esclavitud sea prohibida y penada, que la homosexualidad no sea un delito, etc., todo esto se ha conseguido  en casi 200 años de vida republicana. Alguna vez, quienes empezaron a hablar en voz alta sobre estos asuntos TAN NATURALES,  les habrán acusado de seguir alguna moda o de buscar algún protagonismo. Creo que la conclusión es que hay que SEGUIR HABLANDO EN VOZ ALTA y HAY QUE TENER PACIENCIA.

No llegaré a ver la organización social que aspiro, pero hay semillas flotando en los vientos  y otras ya germinando a una velocidad propia que no deja otra opción que respetarla. 
PACIENCIA PACIENCIA Reviewed by S O S on 9:41 Rating: 5

No hay comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Popular Posts

Con la tecnología de Blogger.