UN BOSQUE


No todo es para todos.

No  todos seremos el verdugo del criminal sentenciado,  ni seremos el criminal.  Ni su víctima. No siempre anochecer. No siempre amanecer.

No podemos ser siempre algo. Siempre hijos, siempre hermanos, amigos.  O padres.

Ni el todo que somos puede permanecer siéndolo.  Un todo inmutable. Eso no existe.

A los dieciocho soñaba con ser parte del mundo. Trabajo importante, autos, viajes, independencia.

Ya tengo cuarenta y uno. He trabajado. Viajado. Conducido autos. Decidido cosas por mi cuenta.

Tengo las mismas preguntas que antes respondí con música, licor, sexo y libros. 

Las respuestas, como los hombres, van perdiendo el sentido.

Estoy cansado del sueño que tuve de ser parte del mundo.

Se que voy a desaparecer. 

¿No sientes tú que vas a desaparecer? 


Y no estoy hablando de la muerte. Y no estoy hablando del olvido.  

Hablo de una nube, pequeña como una cometa, que se esfuma. Como desaparece la claridad cuando la luz se extingue. Es, me parece, una desaparición parecida al abandono. Al hastío.

Estoy cansado del sueño que tuve de subirme en el sistema con paso arrollador. Me duelen y supuran el pasaporte, el registro único de contribuyentes,  la cuenta de ahorros y  las tarjetas de crédito. Estoy harto del registro de propiedades, de la línea telefónica.  De la dirección donde pueden encontrarme incluso aquellos que me buscan por afecto.

No todo es para todos. Y no tenemos la obligación -o la capacidad- de ser lo que la mayoría aspira a ser.

Estoy conforme con desaparecer. No he tenido que luchar contra la sensación. Es un deseo  como las ganas de comer. Natural.

Y no hablo de morir, aunque sea mi derecho.
Y no hablo de morir, es un lujo que no puedo permitirme. 

¿No sientes tú que vas a desaparecer? ¿Que ya estás diluyéndote de una manera para la que no hay palabras que la definan? ¿No percibes los cambios en tu propia vida que  terminan por agotar tu capacidad de adaptación a ti mismo?  

Estoy cansado de adaptarme a mí mismo. Creo que es irrelevante seguir. Que el dolor sea al mejor maestro es un castigo impresentable. 

Se que voy a desaparecer. Hay días en que siento que solo mi ropa me sostiene en una forma determinada. ¿O son los recuerdos? ¿O son las obligaciones? ¿O es el amor?

¿Qué es lo que sostiene la forma que creo tener? ¿Qué es lo que sostiene la forma que ven aquellos que me observan?

Quiero sentarme bajo la sombra de un árbol y quiero sembrar semillas que cobijen a mis nietos.

Voy a salir muy pronto del mundo.

Y voy a entrar a un bosque.

UN BOSQUE UN BOSQUE Reviewed by S O S on 11:26 Rating: 5

No hay comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Popular Posts

Con la tecnología de Blogger.