LA CORRECCION POLITICA


Como en todos los avances sociales que vamos copiando de países adelantados, en la erradicación de la homofobia estamos en una fase previa y todavía verde. Y espero que no nos quedemos ahí.

Estamos en la fase en que todo lo que parezca anti homosexualidad es malo, satanizado y perseguido en el nombre de la libertad, la corrección política y de todos los ladrillos que han construido los adelantos sociales.

Pero ya es tiempo de subir un escalón, quedarse en el odio o el miedo al heterosexual  no es un triunfo, es por el contrario, perder el rumbo de un viaje hacia una mejor sociedad.

Así  como contrajimos homofobia (por la vía de la persecución católica), y luego copiamos la lucha en contra de la homofobia, debemos copiar el siguiente paso: Fíjense que en EEUU (Hollywood tiene un poderoso grupo gay que controla muchísimos de sus espacios) hay series que se ríen de la gente gay, así como se ríen de los heterosexuales. La gente con una opción sexual tiene formas de ser que pueden ser caricaturizadas, eso pasa en todas partes y a cada momento. No puede ser que del único del que podemos reírnos sea del blanquito heterosexual, solo porque aparentemente es mayoría. 

Dentro del asunto de las minorías, en los Estados Unidos, varios negros prominentes piden que no se les llame african-americans. Quieren ser llamados negros. Esto es una señal de que hay grupos humanos que van superando las fases de la lucha. Yo supongo que habrá hombres y mujeres que encuentren  algo ridículo que alguien exija que se lo llame european-american, o australian-american, al referirse a otros grupos humanos. 

¿Qué busca una minoría? La igualdad supongo.  Y en la igualdad caben no solo derechos civiles como el matrimonio, por ejemplo, o el respeto propiamente dicho y que se exige para todos los seres humanos, sino también la caricatura, la broma, la “cogida de costuras” de nuestras peculiares características y hasta defectos.  
¿Cómo tiene que ser el humor ante la igualdad que tanto deseamos? Buscamos programas jocosos sobre matrimonios heterosexuales, y programas tipo documentales serios sobre matrimonios homosexuales? ¿Es eso igualdad?

Si no son capaces de entender y caminar en las estructuras por las que ustedes mismos han luchado, la consecuencia será el retroceso. Uso un ejemplo muy ecuatoriano para explicarme mejor. El movimiento indígena y Lourdes Tibán:  Hace dos décadas  apareció esta ocurrida señora vestida como una indígena pura sangre y “se daba el lujo” de insultar al mestizo emplumado que se le cruzara en el camino. Sin duda trajo aportes a su minoría y fue una líder para avanzar en algunas áreas (en las que ya avanzaron). Pero hoy, tantos años después, la señora Tibán sigue idéntica (y aunque a veces pueda que tenga razón en putear al viento) ella es la muestra del anquilosamiento de una minoría poderosa que de poner presidentes, pasó a ser una colección de federaciones y asociaciones de minorías atomizadas posiblemente incapaz de presentar un líder acorde a este tiempo. No hubo quién agarre la posta y doña Lourdes no dió para más.   En el movimiento GLBT también hay un pequeño pero visible grupo de ayatollahs, dispuestos a la censura idiota y al conculcamiento de otros derechos de otras personas.  Ni la menor idea tienen del daño que se autoinflingen. 

Estos personajes roban la coherencia a la lucha por la igualdad de las minorías, porque como dije antes, en la igualdad también entra la joda y el vacile. El mal gusto no es delito. 

Si los heterosexuales, clase media, mestizos, decidiéramos quejarnos de todos los “ataques”, no quedaría nada por escribirse, filmarse o contarse, porque siempre alguien se sentirá afectado por algún “estereotipo”.  La próxima vez que se haga mofa pública de un hombre que se engordó desde que se casó, llamaremos a la autoridad para quejarnos en el nombre del heterosexual de lento metabolismo.  Y esto es factible, aunque ridículo en extremo. 

Soy feliz -y siento orgullo de presenciarlo- de que hayamos pasado de criminalizar el homosexualismo a criminalizar la homofobia, pero ahora nos corresponde –como en toda infracción penada por la ley- entender y definir qué mismo es homofobia, dónde se acaba el odio y dónde empieza el chiste sin ánimo de ofender o destruir. Hay que saber reírse de uno mismo amigo hetero, gay, bi, transexual, trasvestido, y todo lo que asome en el futuro donde se involucre la bien formada voluntad de más de uno. Es un trabajo duro y que implica madurez.

Pero es el siguiente paso. Y varios deben, por el bien de sus causas, entregar la posta. De urgencia. 
LA CORRECCION POLITICA LA CORRECCION POLITICA Reviewed by S O S on 10:28 Rating: 5

No hay comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Popular Posts

Con la tecnología de Blogger.